Translate

miércoles, 19 de abril de 2017

PALO,PIEDRA Y TIERRA

Queridos !

¿Porque nos desconectamos tanto de la madre tierra?, ¿qué consecuencias conllevan no vivir los beneficios de la conexión con la Naturaleza con asiduidad?, ¿no sería más efectivo ofrecer la posibilidad de integrar los espacios naturales a los programas educativos en vez de llevar a cabo programaciones de educación emocional, en muchos casos artificiales?.Seguiría escribiendo preguntas y eso me está indicando que este tema no me deja indiferente.

La verdad es que si realmente queremos acompañar a nuestros pequeños sabios a que gestionen y vivían sus emociones , sin duda, hay que salir del aula y darles la oportunidad de comunicarse con lo más esencial: LA MADRE TIERRA.En muchos casos,la posibilidad de restaurar y gozar del vínculo con la naturaleza no se da en el entorno familiar, y esto tiene efectos a muchos niveles. Así que propongo abrir las puertas de las clases, y plantear salidas programadas a espacios verdes , sobre todo en aquellas escuelas que por su ubicación no lo tienen fácil, como actividad educativa de alto valor emocional. En estas salidas se podrían realizar dinámicas libres y otras en grupos. Un marco natural es un universo de posibilidades para explorar nuestra esencia, y nos permite desarrollar los dos hemisferios cerebrales con miles de impulsos naturales. 



Respirar, experimentar los sentidos, estimular la creatividad, mejorar la salud, sentir la fuerza y los afectos de una manera más instintiva, estimular la cooperación, admirar la belleza del nuestro planeta... La lista de acciones es larga y todas recalan en la palabra VIDA. La clave es que todas ellas vinculan la parte intelectual con la afectiva en un escenario simple pero complejo a la vez.
Otro aspecto que creo que es fantástico es que cuando uno puede acceder a la Naturaleza se encuentra ante  una gran cantidad de motivos para jugar y hacer ejercicio . El cuerpo se vuelve protagonista de una gran aventura de aprender y la mente lo acompaña. Encontrar un árbol para escalar, subir o bajar un montañita de hojas, saltar en algún riachuelo, manosear el barro,gritar libremente son acciones excitantes. Pero también podemos encontrar otras actividades que nos inviten a reposar y a sentirse como estirarse en el suelo de hojas para ver pasar las nubes, oler una flor o planta aromática... Es un parque absolutamente lleno de posibilidades para derrochar su infinita energía y experimentar muchas sensaciones corporales.

Con un palo, una piedra y poco de tierra los pequeños sabios son felices.Es tan fácil , ¿verdad?. Son niños y pueden ejercer como tal. Vivir el miedo, la curiosidad, la alegría, la tristeza,el amor, la rabia.. rodeados de un entorno natural le facilita mucho al adulto su función cuidadora. Las mejores dinámicas, sin duda, están cerca de los árboles, las plantas, de los animales, en definitiva , del entorno al cuál el hombre pertenece y del que no debemos renunciar.

La naturaleza es una maestra alucinante. Nos enseña a  compartir, a ponernos en perspectiva, a situarnos, a saber cuál es nuestro lugar en el mundo, y además a estimular preguntas esenciales motor de nuestra existencia. 

Una excursión de una mañana en un bosque es más potente que explicar miles de cuentos presuntamente emocionales rodeados de mesas y sillas una hora a la semana.
 
ESTA ES NUESTRA CASA
 

Abrazos de colorines y achuchones de purpurina


1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo. Fue un día genial y muy significativo para todos/as

    ResponderEliminar